GUÍA RÁPIDA PARA SOCIALIZAR

Mejora tus relaciones sociales

¿Alguna vez has conversado con una persona y se te acaba el tema, se hace un silencio incómodo o no sabes qué decir? Todos hemos pasado por eso. Convivir no siempre es fácil. Quizá te has esforzado por conocer nuevas personas, pero ya que te invitan a algún lado no sabes muy bien qué hacer. Sin embargo, no te preocupes, las habilidades sociales se pueden practicar y mejorar, como cualquier habilidad.

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son aquellas que nos permiten convivir con otras personas y establecer relaciones positivas. Gracias a nuestras habilidades sociales podemos expresar nuestras emociones, deseos y opiniones de manera efectiva y adecuada según la situación. Socializar es un proceso que aprendemos desde niños, sobre todo en nuestra familia y en la escuela, se trata de aprender lo que es apropiado hacer y decir con los otros y lo que es inadecuado. Por ejemplo, ofrecer ayuda es apropiado, mientras que criticar sin conocer a la persona o la situación puede no serlo.

shutterstock_152100530.jpg






















Para algunas personas es más difícil socializar porque no han tenido la oportunidad de aprender y poner en práctica las habilidades sociales; no obstante, nunca es demasiado tarde para hacerlo. Por eso en este artículo te damos algunas recomendaciones para lograrlo y que puedas conectar mejor con tus amigos y conocidos:

Interésate por los demás

Al hablar con una persona, escúchala de verdad. Muchas veces cuando alguien nos está contando algo, en lugar de realmente interesarnos por lo que dice, nos anticipamos pensando qué es lo que le vamos a responder y dejamos de prestar atención, nos distraemos con nuestros pensamientos o incluso hay quienes se ponen a revisar el celular. Cuando te estén contando algo, tampoco interrumpas para contar algo de ti inmediatamente. Recuerda que interactuar implica compartir, ninguna de las partes debe acaparar la conversación.

shutterstock_780564190.jpg


















¿De qué hablar?

Si no sabes cómo iniciar una conversación, puedes usar la técnica de la triangulación. Esto simplemente significa hablar de un tema que tengan en común o de una situación que ambos estén viviendo. Por ejemplo, si estás esperando el camión y no llega, puedes preguntarle a la persona de al lado si esto pasa seguido o comentar que esperas no llegar tarde al trabajo. Otra forma de hacer esto es preguntar “¿y tú también?”. Si estás contándole a alguien que eres profesor, puedes preguntarle si también le gustaría algún día dar una clase, por ejemplo.

shutterstock_115322533.jpg


















Trata de mantenerte informado leyendo noticias, periódicos, revistas y libros. Si te gustan las series o algunos programas de televisión puedes contarle a los demás, seguro habrá quienes también los disfruten y encuentren divertido e interesante conversar contigo.

Haz preguntas

Para no quedarte atascado en una conversación superficial o sin importancia, esfuérzate por interesarte en lo que te dicen y naturalmente te surgirán buenas preguntas al respecto que motiven a la otra persona a contarte más. Por ejemplo, si te cuentan que han comprado boletos para algún evento, puedes preguntar dónde los compro, con quién irá al evento, si ya ha ido a ese evento antes, etcétera. También puedes hacer preguntas abiertas para iniciar una conversación (que no se puedan contestar con “sí”, “no” o “bien”), como: ¿qué tal tu fin de semana?, ¿vienes desde tu casa?, ¿qué comiste hoy?, etcétera.

shutterstock_1166473099.jpg



















No juzgues

Ten cuidado al realizar juicios o críticas negativas, ya que puedes transmitir que eres intolerante o irrespetuoso y las personas pueden alejarse de ti. Es más recomendable tratar de mantener una actitud abierta, tolerante y positiva, para que las personas se sientan respetadas.

shutterstock_323662820.jpg



















Tu cuerpo habla

¿Alguna vez te han dicho que antes de conocerte parecías una persona arrogante y fría? Quizá, con tu lenguaje corporal, estás enviando el mensaje equivocado. Evita usar demasiado los audífonos, estar concentrado en tu celular e ignorar a todos los que rodean. Por el contrario, lo que debes hacer es sonreír más, mirar a los ojos a quien te hable y verte relajado.

shutterstock_160629524.jpg



















Ensaya un poco

Las habilidades sociales se mejoran mediante la práctica. Si te sientes muy nervioso en alguna situación social, puedes ensayar con anticipación. Repasa en tu mente las preguntas o respuestas que te gustaría dar en una entrevista de trabajo, por ejemplo. También piensa con anticipación cómo te gustaría comportarte y práctica respuestas simples que te sirvan en muchas situaciones.

shutterstock_290087492.jpg



















Pretende que ya son amigos

Cuando convivas con personas que no conozcas mucho, imagina en tu mente que les agradas y que ya se llevan bien. Así serás más amigable, sonreirás y actuarás con naturalidad.

shutterstock_340502633.jpg


















Sé auténtico

En ocasiones, algunas relaciones no avanzan. Los “conocidos” nunca llegan a ser “amigos”. Esto puede pasar porque no estás siendo tú mismo, por eso la otra persona no puede conocerte ni conectarse contigo. Date la oportunidad de compartir tus opiniones y sentimientos con los demás, a pesar de sentir miedo a no caer bien. Muestra algo de sensibilidad y se honesto, así tendrás más probabilidad de conectarte con alguien a un nivel más profundo y los demás también se abrirán contigo.

shutterstock_95093659.jpg

























¡Relájate!

Muchas veces socializar causa ansiedad o miedo porque nos ponemos mucha presión. Queremos mostrar la mejor versión de nosotros mismos, caerle bien a las personas, deseamos que se diviertan y, por si fuera poco, también queremos que se vuelvan nuestros amigos, si aún no lo son. Es mucha presión ¿no lo crees? Es imposible caerle bien a todos y también es imposible mostrar siempre nuestra mejor cara. A veces las interacciones con los otros no resultarán como lo esperábamos. Por eso, en lugar de presionarte con tantas expectativas, sólo disfruta el momento. No importa si después vuelven a quedar de salir o no y tampoco es tu responsabilidad entretener a esa persona.

shutterstock_1035852952.jpg




















Fuentes: